ACOMUITA

En 1991, a consecuencia de un terremoto, mujeres de la región se unieron para crear la Asociación Comisión de Mujeres Indígenas de Talamanca (ACOMUITA), la cual genera empleos por medio de diversos proyectos. La Asociación cuenta con aproximadamente 80 mujeres, en donde algunas cultivan cacao y otras hacen chocolate artesanal. Estas mujeres originarias de Talamanca han sabido, por un lado, integrar los nuevos métodos de producción y, por el otro, conservar el gusto y la textura del chocolate artesanal.

Sitio web

CACAO MAGIC

En busca de un mejor futuro para sus tres hijos, esta pareja de israelís dejó su país natal con el fin de instalarse en Costa Rica. Con sus antecedentes como músicos, terapeutas, profesores y jardineros, buscaron un proyecto que les permitiera mantener a su familia y respetar sus valores: amor, salud, libertad, creatividad. Desarrollaron un chocolate 100 % cacao con un único objetivo en mente: sus propiedades medicinales. Su producto es benéfico para equilibrar las vibraciones y la energía, abrir el corazón y elevar el alma. Se puede consumir tal cual, o bien como ingrediente en la elaboración de recetas o bebidas saludables. Asimismo, es ideal consumirlo durante las ceremonias de cacao. Itamar y Noa deshidratan el cacao en lugar de tostarlo, con el fin de conservar al máximo sus propiedades medicinales.

Sitio web

CARIBEANS

Entre las primeras empresas productoras de chocolate en Costa Rica está Caribeans que sigue el proceso conocido “del árbol a la barra”. Con más de 10 años de experiencia Paul y su equipo, colaboran con más de 15 familias de la región, con el fin de adquirir cacao. Una vez que el cacao se ha transformado en barra de chocolate, Caribeans hace una degustación con el agricultor de donde proviene el cacao: “Tasting chocolate makes you a better cacao farmer and better cacao farmers make our chocolate better”. La procedencia y los métodos de cultivo generan diferentes sabores y aromas. En lugar de mezclar las cosechas, Paul decidió crear una gama de chocolates de sabores diferentes. Cada barra lleva el nombre del agricultor de donde proviene el cacao.

Sitio web

CHOCORART

Esta familia originaria de Suiza cultiva el cacao desde hace más de 20 años, y produce también chocolate con métodos ancestrales. Conocen cada árbol y cada planta de su propiedad ya que fueron ellos quienes la renovaron. El 80 % de su producción proviene de su propia finca. Sin embargo, también se abastecen de cacao comprándoselo, a precio justo, a agricultores locales. Su producto estrella es el chocolate en forma de popote que se hace de 11 sabores diferentes. Al no utilizar mezcladoras, el producto final tiene una textura única y muy interesante.

Facebook

EL AMOR POR LA COMIDA

Apasionados de la cocina y la gastronomía, estos dos italianos sabrán satisfacer tu paladar gracias a sus productos cocinados con amor. En sus recetas, que provienen de su recetario personal, sólo hay ingredientes orgánicos seleccionados con cuidado. En busca siempre de productos diferentes, les encanta la comida de aquí y los productos medicinales naturales.

Facebook

KIÖ

En 2007, Karla —originaria de San José— creó su primera línea de productos naturales. En su empresa, ubicada en Hone Creek, se elaboran productos para hoteleros y tiendas de la región. Sus estudios en ingeniería agroindustrial le permitieron crear una gama de productos que estuviera en armonía con la naturaleza. Desde entonces, Karla y su equipo perfeccionan el proceso de fabricación de sus productos con el fin de mejorar el bienestar diario de sus clientes.

Sitio web

MORENA CLARA

Morena Clara es una marca de ropa, calzado y accesorios étnicos que representa la identidad cultural afrocaribeña. La colección Cacao Fashion de Morena Clara es una propuesta para lucir accesorios originales y elaborados con semillas de cacao de Talamanca. El proyecto dirigido por la diseñadora Andreas Cordero une a dos artesanas y un agricultor local que toman la esencia de la finca y la transforman en bellos collares, separa libros y aretes con gusto a chocolate.

PUREZA

En busca de productos que no tuvieran ningún ingrediente nocivo para la salud, Jorselda empezó a fabricar una gama de productos de belleza que pudieran satisfacer sus propias necesidades. Jorselda trabaja constantemente en la creación de nuevos aromas para los cuales utiliza productos locales y naturales. El cacao que usa proviene de la montaña y en ciertos casos de su propia producción. Gracias a sus virtudes y olores naturales, con probarlos sólo una vez, quedarás encantado.

RANCHO TRANQUILO

En 1982, Christian —suizo-alemán y costarricense— se instaló en la región con el fin de crear el Rancho Tranquilo. En busca de un lugar que estuviera aislado en la naturaleza, pero cerca de la civilización adquirió esta finca de diez hectáreas donde desde hace algunos años produce, con la ayuda de su esposa y de Francisco, chocolate de diferentes sabores. El 100 % del cacao proviene de su finca, donde con una mezcla de siete tipos de árboles diferentes se da un sabor único a sus productos. Al tostar el cacao a la leña, el olor del chocolate que reina en la finca produce en las personas una gran serenidad y felicidad.

Sitio web

TALAMANCA CHOCOLATE

Peter, botánico de California, y Ancel, profesora de Escocia, confeccionan chocolates finos de muchos sabores en Costa Rica. La relación única entre las personas que trabajan en el proceso de producción hace que el producto final sea más ligero y armonioso. Una mitad del cacao que utilizan proviene directamente de su finca, la otra mitad viene de una finca cercana a Bribri, y que la cultivan personas de la región. Más del 50 % de las barras se hacen a partir de un grano de cacao que no se tuesta. Estos chocolates te sorprenderán por sus sabores únicos.

Facebook

TALAMANCA ORGÁNICA

Con sus conocimientos en conservación de la flora, Christina se dedica a la regeneración de una finca de cacao y a la sustentabilidad de la selva. Entregada de lleno a su trabajo, Christina utiliza solamente su propio cacao para hacer sus barras de chocolate. Esto le permite tener una visión global de todo el proceso de producción “del árbol a la barra”. El cacao se madura durante mínimo un año, tiempo durante el cual no se le agrega ningún otro sabor a las barras, lo que permite degustar todos sus sabores.

Facebook

WOLABA

La familia de Víctor, originaria de Talamanca, es una de las pocas que produce chocolate que sigue el proceso “del árbol a la barra”. Víctor tiene una finca de veinte hectáreas y usa el cacao de cinco diferentes tipos de árboles. Aun cuando la finca pertenece a la familia desde hace mucho tiempo, fue en 2017 cuando Víctor comenzó a producir barras de chocolate. A él le encanta caminar por la selva con turistas, ya que con sus miradas y preguntas redescubre su región. Con su chocolate de textura suave y con los sabores típicos del Caribe, Wolaba (que significa Puerto Viejo en patois) te hará descubrir la región de otra manera.

Sitio web

 

 

Caroline Künzle - Lexicos / Traducción al inglés
Tanya Solari / Traducción al inglés
Mariana Gatica Lechuga / Traducción al español